Panamericana en vivo!!

martes, 29 de abril de 2014

El IPPIS, en el centro de la polémica por la destitución de su presidente

Vocales de seis comunidades resolvieron destituir al presidente del instituto que debe ayudar a las diferentes etnias. El manejo del IPPIS (Instituto Provincial de Pueblos Indígenas de Salta) está nuevamente en el centro de una polémica. Seis de los nueve vocales que tiene el organismo resolvieron destituir al presidente, Enrique Arello, que había llegado a la conducción después de unas elecciones marcadas por los enfrentamientos. Mientras tanto, familias guaraníes de Pichanal cortan la ruta para reclamar viviendas. Miguel Siares, representante de la comunidad Kolla, aseguró a El Tribuno que se decidió separar de su puesto a Arello porque no convocaba a las asambleas de dirigentes para tratar temas que afectan a las etnias y porque había irregularidades en la rendición de fondos. “No estaba presente nunca. La gente lo buscaba por algún problema y nunca lo encontraba”, señaló Siares, uno de los seis vocales que votó por destituir al presidente. Arello, por su parte, negó a este medio haber desatendido las necesidades de las etnias y aseguró que su separación del cargo responde a un viejo conflicto con Indalecio Calermo, representante de la comunidad wichi y anterior presidente del IPPIS que también votó a favor de sacarlo de la presidencia. “Es un procedimiento irregular y voy a consultar con mis abogados sobre los pasos a seguir. Esto ocurre justamente cuando estamos entregando cientos de casas, algo que no pudo hacer la conducción anterior”, sostuvo Arello. La decisión de alejar a Enrique Arello se tomó el viernes en una reunión que se realizó en misión La Mora. Votaron a favor de destituir al actual presidente: Juan Gonzáles, de la etnia chulupí; Demis Sosa, de la comunidad toba; Juan Vega, representante de los tapiete y Eduardo Casimiro, de los diaguitas, además de Calermo y Siares. No es la primera disputa que se genera en el IPPIS. En 2012, las elecciones de autoridades se realizaron en medio de denuncias de fraude y, una vez que ganó Enrique Arello, grupos disidentes tomaron la sede de la institución para tratar de impedir que asumiera. El organismo tiene, entre otras responsabilidades, la de construir casas con fondos estatales para familias que no tienen una vivienda digna. En 2012 se denunció que Calermo había entregado prefabricadas de madera inhabitables. Desde hace 9 días, miembros de la comunidad guaraní cortan la ruta 34 a la altura de Pichanal para reclamar un techo. “Desde que se fundó el IPPIS, hace 20 años, hicieron 2.872 casas de material y 1.342 de madera. En Pichanal recibimos solamente cinco prefabricadas y vamos a mantener la protesta hasta que haya una solución”, dijo a El Tribuno Fabio Rodríguez, uno de los manifestantes. Fuente: Jimena Granados - El Tribuno

No hay comentarios:

Publicar un comentario