lunes, 12 de mayo de 2014

Orán. Asesinó a su compañero policía y luego se suicidó

Todo se desencadenó en Alberdi y Pueyrredón. Hubo tres tiros de arma reglamentaria, dos mortales. Dos efectivos policiales con revista en la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán murieron ayer poco después de las siete de la mañana, cuando se enfrentaron cara a cara a la entrada de un inquilinato ubicado en calle Alberdi casi equina Pueyrredón de la ciudad norteña. En el lugar se escucharon dos detonaciones de armas de gran calibre y gritos desgarradores de una mujer. El vecindario amaneció conmovido al ver sobre la entrada del inquilinato de calle Alberdi al 400, el cuerpo sangrante de un hombre joven, prácticamente sin vida. La bala reglamentaria de una pistola Bersa 9 mm le había ingresado en el medio del pecho. Personal policial que realizaba patrullajes escuchó el alerta radial por los llamados de los vecinos. La patrulla halló a una mujer, identificada como Jésica Georgina Valverdi (21) que solicitaba ayuda, y al cabo primero Luis David Sánchez en el acceso a la vivienda, ya sin signos vitales. La mujer, lesionada en la región lumbar, fue asistida por médicos de emergencia, quienes le diagnosticaron “lesión en región lumbar producida con arma de fuego”. Los vecinos describieron al agresor y aseguraron que luego de disparar su arma reglamentaria se dio a la fuga a bordo de un rodado. Minutos después, el agresor se quitó la vida en su domicilio, utilizando para ello la misma arma reglamentaria. El hombre, identificado como Javier Rodríguez, cabo primero de la policía de Salta, se efectuó un disparo a la altura de la sien, en el interior de su domicilio. Rodríguez, aún con vida, fue derivado al hospital San Vicente de Paul, pero al carecer el centro asistencial público de un tomógrafo tuvo que ser derivado hacia una clínica privada, trayecto en el finalmente perdió la vida. Fuentes policiales aseguraron que se trató de un drama pasional, ya que los dos policías habían tenido relaciones sentimentales en distintos momentos con la misma mujer. La expareja de Georgina Valverdi, el cabo Javier Rodríguez, los aguardó en el acceso de la vivienda que alquilaba su compañero de fuerza, el cabo Luis Sánchez. La pareja regresaba, al parecer de un boliche bailable y se disponía a ingresar a la morada, cuando Rodríguez les salió al encuentro. Un vecino aseguró que hubo un fuerte intercambio de palabras entre ellos, pero la respuesta estruendosa y final la dio el arma reglamentaria. Al caer el cabo Sánchez herido de muerte, la mujer intentó escapar a la carrera, pero fue alcanzada por el segundo disparo que efectuó Rodríguez, quien al verla desplomarse no quiso ponerle fin también a su vida, ya que se retiró presuroso en su automóvil, según la versión de un vecino. Ambos policías se encontraban de franco de servicio. Fuga y muerte Luego de disparar contra la pareja, Rodríguez llegó a su domicilio y se descerrajó un tiro en la sien, terminando también con su vida. Las actuaciones de rigor están a cargo de profesionales de Criminalística, bajo dirección del Juzgado de Garantías 1 y la fiscal penal en turno. El caso quedó caratulado, en primera instancia, como “supuesto homicidio seguido de suicidio”. Herida y detenida Por el momento todo los caminos conducen hacia la hipótesis de drama pasional como la causa que llevó a Rodríguez a matar a su compañero de fuerza y ponerle fin a su vida. Sin embargo, sorprendió la decisión de la fiscal penal en turno,Virginia Nadra Chaud, de ordenar la detención de una de las víctimas de los disparos del cabo Rodríguez, quien permanece fuera de peligro, aunque con una herida. La decisión de la fiscal penal, en parte, pone en duda la versión del drama pasional, dejando abierta las puertas a otras interpretaciones del caso que conmovió a Orán y enlutó a la familia policial.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario