sábado, 28 de enero de 2017

PREPARAN UNA MISIÓN AL SOL PARA EL 2018

La Agencia Espacial Europea (ESA) está inmersa en la preparación de Solar Orbiter, una misión con diez instrumentos a bordo y un gran escudo térmico de alta temperatura -capaz de resistir al menos 500 grados centígrados- para un mayor conocimiento de la actividad solar.


La misión, en colaboración con la NASA y con participación española, tiene entre sus objetivos comprender las relaciones entre los fenómenos solares y las perturbaciones del viento solar y el medio interplanetario, informó la agencia EFE.

Otra de las intenciones es conocer el ciclo de actividad solar, del que se sabe que dura alrededor de once años pero no sus mecanismos físicos.


Algunos de los responsables de Solar Orbiter se reunieron hoy en la sede de la ESA, ubicada en Villanueva de la Cañada, Madrid.
Para lograr sus objetivos, la nave llevará integrados diez instrumentos: seis telescopios y cuatro para medir el entorno espacial, explicó a la prensa Luis Sánchez, jefe de Desarrollo de Operaciones de Ciencia para Solar Orbiter.

Por su parte, a través de la Universidad de Alcalá (Madrid) España lidera uno de estos instrumentos, el EPD, un detector de partículas energéticas, y participa en PHI, uno de los telescopios solares de alta resolución capaz de medir la sismología solar.


La misión será lanzada en 2018 desde la Estación de la Fuerza Aérea estadounidense de Cabo Cañaveral con una fase de crucero hasta diciembre de 2021 y orbitará el Sol en su punto más cercano a 42 millones de kilómetros, la distancia más cercana hasta ahora.

Para ello, llevará un escudo de alta temperatura de 3,1 metros (largo) por 2,4 metros (alto) de titanio y capas de carbón, entre otros materiales, que ya ha pasado las pruebas en la sede de la ESA en Holanda.

La novedad de este escudo es que además de proteger la nave tiene unas ventanas para que puedan funcionar los telescopios.
Solar Orbiter, que también tratará de entender mejor los fenómenos de meteorología solar, tiene una vida útil de siete años -extensible tres años más- y dos paneles solares.

"Hemos pasado ya la revisión crítica del diseño y ahora se está construyendo la nave que va a volar, en la sede británica de Airbus Defense and Space", afirmó Sánchez.

Fuente: Telam

APPLE SE UNIÓ A LA ALIANZA QUE INVESTIGA LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL.

La alianza integrada por tecnológicas Google, Facebook, Amazon, IBM y Microsoft fue creada en septiembre de 2016.

Apple se unió hoy como miembro fundador a la alianza que estudia la inteligencia artificial para promover el entendimiento de esta temática a toda la población, creada en septiembre último por las gigantes tecnológicas Google, Facebook, Amazon, IBM y Microsoft, según se anunció.

"Hoy presentamos el primer Consejo Directivo, encargado de monitorear esta alianza sobre Inteligencia Artificial", según informó hoy el sitio oficial de "Partnership on AI".


En relación con ello, la alianza anunció a los "seis miembros independientes del directorio", es decir, aquellos que no pertenecen a las corporaciones.

Ellos son: Dario Amodei (OpenAI), Subbarao Kambhampati (As0ociación por el Avance de la Inteligencia Artificial), Deirdre Mulligan (Universidad de Berkeley), Carol Rose (Unión Americana de Libertades Civiles), Eric Sears (Fundación MacArthur), y Jason Furman (Instituto de Economía Internacional Peterson).

Los nuevos miembros se unirán a los representantes de las compañías Greg Corrado (Google/DeepMind), Tom Gruber (Apple), Ralf Herbrich (Amazon), Eric Horvitz (Microsoft), Yann Lecun (Facebook) y Francesca Rossi (IBM).

La intención es lograr un "balance entre las corporaciones y los miembros de las organizaciones sin fines de lucro", donde todos tendrán los "mismos derechos de voto".

Esta alianza dirigirá investigaciones, recomendará buenas prácticas y publicará reportes bajo licencias abiertas en áreas tales como ética, justicia e inclusión, transparencia, privacidad e interoperabilidad, según se promocionó.

También buscará la colaboración entre personas y sistemas de Inteligencia Artificial, así como la confianza, confiabilidad y robustez de la tecnología.

"Estamos en la primavera de la inteligencia Artificial y todavía se suele creer que es ciencia ficción", había afirmado a Télam Marcela Riccillo, doctora en Ciencias de la Computación (UBA) y especialista en Inteligencia Artificial y Robótica, cuando se formó la alianza en septiembre pasado.

Pero -había subrayado la especialista- "la inteligencia artificial tiene un enorme potencial para complementar al humano en lo que se refiere a la visión, el habla y el aprendizaje automático".

Además, Riccillo había destacado que la alianza va a servir para ofrecer guías útiles de uso de inteligencia artificial y a ayudar al mundo a entender su potencial.

Fuente: Telam